Joe Satriani y Deep Purple

En una entrevista reciente para el medio Rock talk, Joe Satriani fue preguntado sobre su corto período en Deep Purple, como sustituto temporal de Richie Blackmore en la gira 1993 – 1994. Satriani admitió que  fue una experiencia “intimidante”.

“Me sentí un poco como un novato. Estuve solo un par de años en esta forma de carrera accidental como instrumentista, y luego, de repente, recibí esta llamada para reemplazar a una leyenda. Y sabía que no podía hacerlo. Es decir, no puedes reemplazar a alguien como Ritchie Blackmore. Así que supe que iba a ser un trabajo ingrato desde el punto de vista de los fans. Hubo un nivel de incomodidad, pero creo que todo estaba en mi cabeza. Creo que cualquiera que salga al escenario sabiendo que no es el tipo que el público conoce y ama, sino que el reemplazo, piensa ‘tengo un pequeño juego mental para todas las noches en el escenario: tratar de no pensar como el público’. Pero no pude evitarlo. Era un gran fan de Deep Purple y un gran admirador de Ritchie Blackmore. Hubo muchas batallas internas en las que cada vez que iba a tocar ‘Smoke On The Water’ , recordaba que me gusta escuchar cada nota en detalle de lo que Richie hizo y seguía pensando, ‘¿por qué tocar de otra manera? Eso es perfecto’. Pero, por supuesto, los muchachos de la banda realmente querían que yo fuera Joe. Seguían diciéndome ‘haz lo que quieras Joe. Nos encantaría escuchar tu estilo sobre esto. Olvídate de Ritchie’. Y fue imposible para mí porque crecí escuchando e intentando imitar a Ritchie Blackmore, como lo haría cualquier chico de mi edad, cuando crecía”.

Satriani, lleno de emociones, agregó: “Así que la experiencia fue emocionante. Fue muy divertido porque estaba tan emocionado de tocar con una banda legendaria, y yo aún ligeramente deslumbrado, a pesar de que conocí muy bien a los chicos. Hubo unas noches en las que estaba intercambiando solos con Jon Lord y simplemente no podía creer lo que me estaba pasando. Siempre me sentí como si estuviera aquí en el escenario celebrando, tocando con Deep Purple como si hubiese sido elegido desde el público. Así fue como pude superar mentalmente el hecho de que no era Ritchie Blackmore, sino que era este chico italoamericano de Long Island que de alguna manera terminó en el escenario con esta icónica banda británica. Pensé que subiría al escenario todas las noches diciéndome ‘voy a celebrar con el público, como yo’. Soy uno de ellos. Y así lo pude sentir después de la gira japonesa y cuando estuvimos dos meses en Europa. Realmente floreció algo que parecía más natural. Y para entonces el público ya sabía y estaba preparado para mí”.